Domiciliar empresas

Domiciliar empresas

Domiciliar empresas es un paso básico para poder empezar a operar en el mercado. Se trata de establecer la actividad en un lugar físico y, en la actualidad, no es extraño que muchos emprendedores opten por la domiciliación en un espacio de coworking.

Al empezar un negocio hay que controlar muy bien los gastos, y no siempre compensa alquilar una oficina. En cambio, los espacios de coworking que ofrecemos a nuestros emprendedores todo lo que estos pueden necesitar para trabajar con comodidad y, a la vez, controlar al máximo su presupuesto, evitando gastar de más.

¿Qué es domiciliar empresas?

Una empresa es una persona jurídica que va a operar en el tráfico mercantil, por lo tanto, va a adquirir obligaciones fiscales y a relacionarse con clientes y proveedores. Para poder hacerlo, necesita tener un lugar en el que pueda ser localizada; es decir, un domicilio.

Por tanto, cuando hablamos de la domiciliación de empresas, nos estamos refiriendo al acto que consiste en establecer para ellas una dirección a efectos legales y fiscales.

Domiciliar empresas

El domicilio tiene que estar en un lugar en el que resulte sencillo localizar al emprendedor. Puede ser su propio domicilio personal, pero también una oficina propia o alquilada, así como un espacio de coworking o una oficina virtual.

El lugar de domiciliación de una empresa influye también en el régimen jurídico y fiscal al que esta va a quedar sometida. Por tanto, si elegimos un sitio en detrimento de otro, podemos acceder a ciertos beneficios fiscales o administrativos, por ejemplo, que la constitución sea más rápida, o pagar menos impuestos.

Tipos de domiciliación de empresas

En la actualidad, hay tres tipos diferentes de domicilios:

Domicilio fiscal

Es el punto de localización de la empresa a efectos de Hacienda. Es decir, el lugar al que va a mandar las comunicaciones.

Domicilio social

Es allí donde se desarrolla la labor de administración y gestión de la empresa, o donde está su establecimiento principal. Es el domicilio que consta en las escrituras de constitución de la sociedad, y el que se inscribe en el Registro Mercantil.

Domicilio comercial

Es la ubicación desde la que se desarrolla la actividad comercial, como las transacciones de compra y venta de productos.

Estos tres domicilios que hemos visto pueden estar ubicados en lugares diferentes. Sin embargo, a efectos de facilitar la gestión de un pequeño negocio, lo más sencillo es que todos estén centralizados en un mismo sitio.

El caso especial de la oficina virtual

La tecnología ha avanzado tanto, que hoy en día hay negocios que pueden funcionar perfectamente sin necesidad de contar con una ubicación física.  La conocida como oficina virtual implica desarrollar actividades sin necesidad de contar con un espacio físico. No obstante, siempre hay que establecer un domicilio.

En nuestro caso de oficina virtual y domiciliación en Madrid, ofrecemos a nuestros clientes la posibilidad de contar con una dirección comercial atractiva, pero sin necesidad de asumir el gasto de alquilar un local o una oficina.

Así, domicilio social y fiscal comparten espacio, a la vez que se disfrutan de servicios adicionales de alto valor como recogida de paquetes, salas de reuniones y servicio de secretaría virtual.

¿Cómo se domicilia una empresa?

El domicilio social debe constar en las escrituras de constitución de la sociedad. Es especialmente importante, porque de él van a depender cuestiones como la normativa aplicable o la competencia de juzgados y tribunales en caso de surgir algún conflicto.

La escritura de constitución se inscribe en el Registro Mercantil, por lo que se deja constancia pública del lugar de domicilio social de la entidad. Si más adelante se opta por cambiar el domicilio social, debe haber acuerdo de la junta; habrá que rectificar las escrituras de constitución y practicar una nueva anotación en el Registro Mercantil.

En el caso del domicilio fiscal, este no aparece mencionado expresamente en las escrituras, por lo que cambiarlo es mucho más sencillo.

domiciliar empresas

Tanto el alta como todos los posibles cambios que pueda sufrir el domicilio fiscal, se comunican a Hacienda a través de los modelos 036 y 037, pero hay que tener la precaución de presentarlos a tiempo para evitar posibles sanciones.

Ventajas de domiciliar empresas en Madrid

El número de empresas que escogen Madrid para fijar su domicilio social ha crecido en los últimos años. De hecho, algunas encuestas destacan a la capital como una de las 10 mejores ciudades para hacer negocios.

La elección de Madrid tiene un carácter estratégico desde el punto de vista de la ubicación geográfica. Al estar en el centro de la península, y contar con buenas comunicaciones con otras ciudades y países, resulta más sencillo hacer negocios con empresas y profesionales de otros lugares.

Además, la Comunidad de Madrid es la autonomía con los impuestos cedidos más bajos. Esto se traduce en un mayor ahorro fiscal y la obtención de mayor liquidez para el negocio. Por otro lado, cuenta con múltiples servicios y asociaciones de apoyo a emprendedores y medidas para fomentar la creación de nuevas cooperativas y sociedades laborales.

La domiciliación de una empresa en Madrid también permite acceder a una serie de servicios que facilitan la gestión del negocio, como los espacios de coworking. En Espacio Geranios te ofrecemos los mejores servicios para ayudar a crecer a tu negocio, y también puedes contar con nosotros para domiciliar empresas.

Con nuestro servicio de oficina virtual vas a tener una dirección atractiva enclavada en una de las mejores zonas de Madrid, sin tener que asumir un costoso alquiler. Y, si lo deseas, puedes añadir servicios adicionales para ofrecer mejor atención a tus clientes. Contáctanos y estaremos encantados de resolver tus dudas.

Compártelo

Últimos Posts